Diagnósticos

¿Por qué en la diabetes dolor de piernas y qué hacer con ella?

La diabetes hace que una persona reconsidere sus hábitos y estilo de vida en general. La enfermedad no es tan terriblemente elevados niveles de glucosa en la sangre, como consecuencias graves para todo el cuerpo. Muy a menudo, esto afecta a las extremidades inferiores, ya que representan la carga máxima al caminar. El dolor en las piernas en la diabetes mellitus puede ser un síntoma de complicaciones graves, por lo que nunca se deben ignorar o tolerar, esperando que con el tiempo se transmitan por sí solos.

Posibles causas de dolor en la pierna.

Los niveles elevados de glucosa en la sangre interrumpen la transmisión de los impulsos nerviosos y empeoran el suministro de sangre a las venas y arterias de las extremidades. La combinación de varios síntomas patológicos que indican una violación del trofismo, la inervación y la circulación sanguínea se denomina "síndrome del pie diabético". Sin embargo, no solo esta parte de la pierna puede doler; dependiendo de la causa de la aparición, la incomodidad puede afectar las áreas cercanas al tobillo, la pantorrilla y la parte inferior de la pierna.

Alteración de la circulación sanguínea local

Con una microcirculación normal en las extremidades inferiores, sus tejidos reciben una cantidad adecuada de nutrientes y oxígeno. Debido al alto nivel de glucosa, la sangre se espesa y se vuelve viscosa. Esto conduce a una violación de la permeabilidad y elasticidad de las arterias, venas y capilares. Si una persona ha tenido anteriormente o ha comenzado a desarrollar aterosclerosis, progresa bruscamente. Esto explica por qué el lumen de los vasos sanguíneos se estrecha estrechamente y ciertas áreas de la pierna con diabetes mellitus ya no se suministran con sangre. Tal lesión vascular se llama angiopatía diabética.

Los síntomas iniciales de esta condición patológica:

  • aumento de la fatiga de la pierna;
  • adormecimiento de ciertas áreas de la piel;
  • sudoración excesiva;
  • aumento del dolor, primero con el esfuerzo físico, y luego en reposo;
  • la aparición de la cojera al caminar;
  • sensación de frío en las piernas incluso a una temperatura ambiente agradable.

A medida que avanza la progresión de las complicaciones de la diabetes, puede ser doloroso para una persona incluso cubrir sus piernas con una manta.

En las formas severas de angiopatía, todas estas manifestaciones se exacerban y se convierten en compañeras permanentes del hombre. Está plagado de convulsiones, la piel de sus piernas cambia de color (gradualmente se vuelve amarilla y luego azulada). Ardor, dolor persistente, sensación de adormecimiento que se extiende a todo el pie. En ausencia de un tratamiento adecuado, se desarrollan úlceras tróficas en las piernas, que con el tiempo pueden conducir a gangrena. Con el fin de prevenir la amputación de la extremidad, el paciente debe someterse a exámenes preventivos regulares, y con los síntomas más leves, consulte a un médico de inmediato.

Daño del nervio periférico

El sistema nervioso de un paciente con diabetes mellitus (especialmente el tipo 2) sufre cambios tremendos, que a menudo causan el desarrollo de neuropatía. Los trastornos en el metabolismo de los carbohidratos provocan la inflamación de los nervios, la violación de su conductividad y la acumulación de una gran cantidad de radicales libres dañinos. Si estos procesos destructivos no se detienen a tiempo, la neuropatía puede empeorar e incluso causar una pérdida completa de sensibilidad.

Señales inquietantes de que un paciente diabético debe prestar especial atención a:

  • hormigueo y adormecimiento de las piernas;
  • Dolores punzantes y punzantes en pantorrillas y pies;
  • sensibilidad reducida a altas y bajas temperaturas;
  • sensación de dolor reducida (o viceversa, demasiado sensible) en caso de lesiones mecánicas;
  • marcha temblorosa.

La sensibilidad reducida al dolor indica una dinámica negativa de la neuropatía

Daño en la piel infectada de los pies.

En la diabetes, la capacidad de la piel para regenerarse se reduce significativamente. Por lo tanto, los rasguños y las abrasiones que no son peligrosos para una persona común pueden convertirse en una catástrofe para un diabético. Cualquier violación de la integridad de la piel es la puerta de entrada a la infección, que en la diabetes debido a una inmunidad debilitada es difícil y prolongada.

El desarrollo de la microflora patógena alienígena es promovido por los siguientes factores:

  • frecuente daño mecánico a la piel;
  • usar zapatos ajustados hechos de materiales no naturales;
  • abandono de la higiene personal.

Cuando una infección fúngica o bacteriana de las piernas duele debido al desarrollo de inflamación, inflamación y disfunción de los tejidos. En casos avanzados, esto puede llevar a la supuración y la formación de un absceso, que causa dolor severo y deterioro del estado general del cuerpo. En el fondo de una infección lenta, se pueden formar úlceras tróficas en la superficie de las piernas, que cicatrizan mal y pueden provocar gangrena. Es mejor tratar estas afecciones patológicas en la etapa inicial del desarrollo, cuando las lesiones de la piel aún son insignificantes y no están acompañadas por la liberación de pus, un edema marcado y una necrosis tisular.

Procesos inflamatorios de las articulaciones.

En la diabetes, las articulaciones grandes y pequeñas de las piernas pueden inflamarse y causar molestias a la persona con el menor movimiento. La enfermedad puede comenzar de manera aguda en forma de artritis o desarrollarse gradualmente, progresando con el tiempo. Con la forma rápida de la enfermedad, la piel alrededor de la articulación se torna roja, primero local, y luego la temperatura general del cuerpo aumenta, el dolor se manifiesta de inmediato. Si la inflamación se desarrolla de manera crónica (por tipo de artropatía), los síntomas generalmente aumentan con el tiempo, pero el dolor al caminar está constantemente presente.


El proceso generalmente se lleva a cabo en un lado y afecta las pequeñas articulaciones del pie, aunque es posible la participación de las articulaciones de la rodilla y el tobillo.

Debido al hecho de que el cuerpo está agotado y debilitado por la diabetes, incluso la forma lenta de artrosis se desarrolla con relativa rapidez y empeora la calidad de la vida humana todos los días. Si se permite que la enfermedad fluya, puede provocar una severa deformidad de las articulaciones y la incapacidad de moverse de forma independiente.

Callos secos

La aparición de córnea y callos duros en el pie siempre se asocia con sensaciones táctiles desagradables al caminar y al tocar esta área. En la diabetes, la piel es muy seca y propensa a las grietas, por lo que estas formaciones traen aún más molestias y dolor. Es deseable eliminar los elementos en crecimiento en las etapas iniciales de la apariencia, ya que tienen las propiedades para crecer profundamente en la piel y causar hemorragias allí. Al aumentar la presión en la superficie del pie, con el tiempo, los callos pueden supurar y provocar ulceración. En la diabetes, no puede usar agentes químicos ácidos para una pedicura, ya que son muy sensibles a la piel muy seca y pueden causar irritación.

Características del dolor en mujeres y niños.

En las mujeres, el dolor en las piernas en la diabetes es más a menudo causado por tales condiciones patológicas:

  • artropatía en el contexto de cambios hormonales en el cuerpo (por ejemplo, durante la menopausia);
  • Con frecuencia aparecen callos y uñas encarnadas debido al uso de zapatos incómodos y ajustados de tacón alto;
  • Tromboflebitis o aumento de la viscosidad de la sangre (pueden deberse a un embarazo, a tomar anticonceptivos orales o trastornos metabólicos).

En los niños con diabetes, las piernas pueden doler después de un esfuerzo físico o con descensos repentinos en los niveles de glucosa en la sangre. Las sensaciones desagradables en las extremidades inferiores de un niño también suelen surgir debido a la neuropatía. Por lo tanto, además de la observación constante por parte del endocrinólogo, las inspecciones periódicas de un neurólogo y un cirujano vascular son muy importantes para los niños. Las pruebas de diagnóstico oportunas pueden prevenir problemas en las piernas antes de que aparezcan los primeros síntomas.


Los niños necesitan monitorear las fluctuaciones en el nivel de azúcar en los niños con más frecuencia que en los adultos, ya que, debido a las características de la edad, las complicaciones de la diabetes pueden desarrollarse mucho más rápido.

La importancia de los chequeos y dietas de rutina.

Es mucho más fácil prevenir las patologías de las piernas en la diabetes que tratarlas. Los exámenes regulares (incluso en ausencia de síntomas desagradables) ayudan a preservar la salud y, a veces, la vida de una persona. Un paciente con diabetes mellitus puede someterse periódicamente a los siguientes estudios:

  • controlar la glucosa en la sangre a lo largo del tiempo;
  • Ecografía Doppler de las extremidades inferiores;
  • Inspección visual con la determinación del pulso en los vasos principales de las piernas.
  • Consulta al neurólogo con la verificación de reflejos específicos;
  • radiografía de las articulaciones;
  • angiografía de contraste;
  • electroneuromyography.

La electroneuromografía es un método de investigación eficaz y seguro, incluso para niños.

El estado general del paciente (incluida la salud de las piernas) depende de la dieta. La negativa a comer dulces y el cumplimiento de la dieta recomendada junto con el tratamiento prescrito le permiten mantener la glucosa a un nivel normal. Los índices sanguíneos reológicos están normalizados y, por lo tanto, se elimina el riesgo de desarrollar angiopatía y trastornos del sistema nervioso.

¿Cómo prevenir el dolor?

Dado que las piernas en la diabetes son el objetivo principal de la lesión, es muy importante controlar su condición. Para prevenir el desarrollo de complicaciones, se recomienda a los pacientes que cumplan con las siguientes reglas:

  • controlar regularmente los niveles de glucosa en la sangre;
  • someterse a un tratamiento planificado con medicamentos para mejorar el funcionamiento de los vasos sanguíneos y el sistema nervioso;
  • controlar la salud de la piel de los pies, hidratarla e inspeccionar la presencia de daños menores, arañazos, grietas;
  • Cada mañana, haga gimnasia profiláctica para calentar los pies y auto-masaje para activar la circulación sanguínea.

Todos estos principios funcionan si el paciente se adhiere a una dieta equilibrada. Por supuesto, si hay muchos alimentos dulces y grasos, ninguna medida preventiva tendrá sentido. La clave para una vida normal en la diabetes es el monitoreo constante del azúcar y la observancia de una dieta determinada. Se puede prevenir la aparición de dolor en las piernas. Para hacer esto, es suficiente seguir las recomendaciones del médico que lo atiende y escuchar a su cuerpo.

Loading...